Encuentro MESO: un debate sobre género, medios y tecnología

El Centro de Medios y Sociedad en Argentina celebró el encuentro “Género, medios y tecnología” con la participación de destacadas oradoras.


El miércoles 16 de agosto el Centro de Medios y Sociedad en Argentina (MESO), una iniciativa conjunta entre la Universidad de San Andrés y Northwestern University, realizó su primer encuentro de 2017. Durante el evento, titulado “Género, medios y tecnología” y celebrado en la Sede Capital de la Universidad, las oradoras Mariana Carbajal, María Florencia Sabatini y Eleonor Faur debatieron sobre cuestiones vinculadas a la desigualdad de género, los medios de comunicación y el uso de las tecnologías.

Para dar comienzo a las exposiciones, Mariana Carbajal, quien se desempeña como periodista del diario Página/12, columnista de la TV Pública y conductora del programa Punto Género en el canal Diputados TV, inició su discurso analizando cómo los medios suelen tratar la violencia de género y representar a la figura femenina.

“Las mujeres aparecen en bolas o como víctimas”, expresó, antes de agregar: “La violencia machista pasó de la invisibilidad al show mediático: la mayoría de los femicidios son de mujeres en manos de sus parejas o familiares. Sin embargo, los casos que tienen mayor repercusión son los de adolescentes que desaparecen y aparecen muertas adentro de una bolsa”.

En el marco de este “show del morbo” que plantean los medios, Carbajal aseguró que se necesitan “más mujeres por la representación demográfica en los medios (…); pero necesitamos periodistas con formación con enfoque de género y de derecho. Que los medios rompan con los estereotipos de género: mujer madre, mujer víctima, mujer cosificada, mujer bruja”. Enseguida, sentenció: “Necesitamos medios que contribuyan a una sociedad más igualitaria”.

En línea con esta idea, la periodista señaló que, en la actualidad, las víctimas de violencia de género se apoyan más en las redes sociales que en los medios tradicionales para hacer públicas sus historias. Tomando como referencia el caso Aldana y otros femicidios, Carbajal afirmó que las redes se han convertido en aliadas de movimientos feministas para trascender lo virtual y hacer de sus asuntos un tema de agenda pública. “Las convocatorias no se hacen por las redes solamente. Hay asambleas, reuniones, marchas. Pero el 60% de las participantes se entera por este medio”, ilustró.

Por su parte, Florencia Sabatini, gerente de Comunicaciones de Google Argentina y Chile, indicó que en el mundo de las tecnologías, aún queda un largo trecho para acortar la brecha entre los hombres y mujeres. Según las estadísticas, “en el sector de IT y de servicios de software, una de cada tres profesionales es mujer, y ganan un 4,8% menos que los hombres”. Además, Sabatini resaltó que “en las carreras informáticas, sólo el 18% de los estudiantes son mujeres”, y que, por lo tanto, surge un círculo vicioso en el que algunas mujeres deciden no elegir ese tipo de estudios por falta de motivación o auto-inhibición.

No obstante, y a pesar de este panorama, los asuntos en materia de feminismo y género han mostrado una tendencia positiva en las búsquedas a través de internet en los últimos tiempos. Según apuntó Sabatini, al hacer una comparación entre la frecuencia con la que se googleó la palabra “feminismo” y la palabra “machismo” desde agosto del 2016 hasta julio de este año, los resultados mostraron que la búsqueda del primer término se incrementó -con un pico en el Día de la Mujer-, mientras que la segunda no.

Al respecto, Eleonor Faur, doctora en Ciencias Sociales por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) y experta en relaciones de género, familias y políticas públicas, remarcó que la sensibilidad de nuestra sociedad ya no es la misma: “Sigue habiendo mucho machismo pero se genera cierta incomodidad cuando alguien dice una bestialidad. Esto se dio gracias a haber expandido las herramientas de comunicación y a las aliadas periodistas que tenemos en los medios: sin toda esa movida de periodistas comprometidas no hubiese sido posible”.

A su vez, Faur sostuvo que gracias a las alianzas de comunicaciones muy potentes, se ha podido inaugurar un cambio en la sensibilidad de las audiencias: “En la problemática de género hay una dimensión empírica que incluye conflictos como la brecha salarial, pero hay también una dimensión cultural que no se mide en porcentajes y que es la manera en la que pensamos las desigualdades de género”. Para lograr este cometido, la comunicadora aconsejó que “hay que empezar a cuestionar esos conceptos pre hechos que damos por sentados y deconstruirlos. El desafío es detectar en nuestro lenguaje cotidiano las falsas verdades que reproducimos sin pensar y que siguen construyendo realidades”.

En referencia a esta problemática, Faur concordó con sus colegas en que aún hay mucho por hacer, comenzando por políticas públicas universales que sirvan para cumplir derechos.

Martes, Agosto 22, 2017