Instituciones sanas para crecer sin inflación


Por Enrique Kawamura, profesor asociado del Departamento de Economía y director de la Maestría en Economía de la Universidad de San Andrés.

-¿Qué variables resultan clave para generar crecimiento reduciendo el riesgo de recalentamiento inflacionario?

-La experiencia internacional y la literatura académica especializada resaltan que la base para asegurar un crecimiento sostenido es asegurar el aumento sostenido de la productividad laboral, en todos los segmentos de trabajadores. Este crecimiento no es mágico, sino que es el resultado de políticas que se focalizan en tres pilares. El primero es el aumento sostenido de la calidad educativa y de servicios de salud. El segundo, mantener reglas de juego estables por varias décadas que permitan incentivar la inversión productiva. Finalmente, es clave una cuidadosa planificación de obras de infraestructura pública que complementen tanto la inversión privada como el mejoramiento de la educación y la salud.

-¿Cómo garantizar la calidad de políticas públicas tendientes al mencionado crecimiento de la productividad? ¿Qué ideas concretas podrían pensarse?

-Garantizar esa calidad de políticas es uno de los desafíos más grandes en la Argentina. Es necesario un rediseño del sistema político para que las políticas públicas dependan poco del poder de turno, y también, eliminar el cortoplacismo, que atenta contra esas políticas, dado el plazo prudencial que las mismas requieren para generar resultados. Una idea podría ser la creación de organismos autárquicos con poder de decisión sobre tales políticas, que deban también rendir cuentas ante el Congreso como modo de control.

-La incipiente campaña política parece exacerbar el cortoplacismo. ¿A qué objetivos debería apuntar un cambio en el sistema político?

-Es cierto que la exacerbación de la polarización puede acentuar el cortoplacismo, reduciendo la inversión privada y la pública (estos efectos han sido estudiados en trabajos escritos por la economista argentina Marina Azzimonti, de la Universidad de San Andrés). Es imperante un cambio en el sistema político que priorice la discusión seria de políticas a implementarse y que se desligue de cualquier retórica que acentúe la polarización en el electorado.

La Nación
05 de Junio de 2017